Diseño de interfaz para programadores

Entre los últimos libros que adquirí para obligarme a leer, me compré uno titulado (¡sorpresa!) “User Interface Design for Programmers”, de Joel “no soy judío” Spolsky.

El señor que lo ha escrito debe ser algo conocidillo, porque tiene un blog con cierta fama.

Como diseñador de videojuegos, no puedo olvidar que, de alguna manera, lo que diseño no dejan de ser piezas de software (que espero provoquen cierta diversión… en el buen sentido) y que conceptos que normalmente se aplican al desarrollo de éste, en ocasiones pueden trasladarse a los videojuegos. Unas veces le toca a la metodología y a los ciclos de desarrollo y otras veces, como ésta, al interfaz.

En concreto, tanto los diseñadores de páginas web como los de aplicaciones probablemente estén bastante más versados en usabilidad e interfaz que los diseñadores de mi profesión (que acabamos la mayor parte del tiempo sabiendo un poco de todo y mucho de nada).

El libro me lo recomendaron porque se llama “para programadores” porque pretende expresar y explicar verdades y hechos tan evidentes que hasta los programadores, con su habitual mente analítica y falta de empatía (¡toma ya!), serán capaces de verlos y entenderlos.

El caso es que a mí no me ha gustado nada. Bueno, en realidad sí me ha gustado algo: lo poco que tarda uno en leérselo. Con esto ya digo poco a favor del mismo.

Para mí es un conjunto de anécdotas razonablemente entretenidas y una serie de opiniones y ejemplos sacados de la experiencia personal del autor.  En un post de un blog cualquiera creo que se podría resumir el contenido del libro. Y hoy no tengo tiempo para resumir nada del “modelo del programa” y el “modelo del usuario”.

Eso sí, me quedo con una cosa que me pareció extremadamente bella y que el autor repite varias veces: cuando un programa, una API, una máquina… funciona como el usuario espera, el que lo ha diseñado está contribuyendo a hacer a esa persona un poco más feliz.

Y eso es cierto. ¿Quién de aquí no ha terminado una mañana malhumorado porque no ha conseguido instalar un módem o una impresora? ¿O no ha conseguido encontrar una opción extraña en su sistema operativo? ¿O, simplemente, no consigue encender un calentador, abrir el grifo en el baño de un hotel, encontrar el canal del vídeo o salir de un portal?

Si tu programa lo usan 1000 personas, estás contribuyendo al bienestar de esas 1000 personas y, por extensión, a la de la gente que le rodea.

La usabilidad hace feliz a la gente (en fin, “la falta de usabilidad la hace desgraciada” habría que decir, pero así queda más bonito). Así que hagamos las cosas, diseñémoslas, para que sean fáciles de usar.

PostPost: Acabo de descubrir que una buena parte del libro (¿un 30% quizá?) la tiene el autor colgada en su misma página. A echarle un ojo si queréis.

Tags: , , , , , , , , , ,

  1. pperez333’s avatar

    ¿Para cuando Halting State?

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>