Aprender a hacer Videojuegos

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de dar una pequeña charla en la UPV. Inicialmente pensé en colgar aquí la presentación, pero después pensé que no merecía la pena. En el fondo no creo que sea una información que vaya a cambiarle la vida a nadie (y además debería rehacerla para que quedase realmente aprovechable).

Sin embargo, en la ronda de preguntas, salió un tema que sí que me pareció interesante y que después dio la casualidad vi en un artículo en inglés (aplicado, claro está, a las universidades americanas).  Las Escuelas de Videojuegos: ¿dónde puedo ir para aprender a hacer videojuegos?

En el artículo los autores hablan de varios factores. Todos ellos son, con algunos matices, útiles para lo que estén buscando escuelas en España. Vamos a ir pasando por cada uno de los que se mencionan.

Coste de la escuela

No hay mucho que añadir a esto. Entiendo que hasta para los menos experimentados éste será uno de los primeros factores que miren con detenimiento. Hasta donde sé, hoy, en España, la formación en este sector es totalmente privada y, por tanto, cara.  De ahí lo importante de mirar con lupa la escuela antes de lanzarse a ella.

Pero puestos a mirar este factor, hay que enterarse de lo que ofrece la escuela por ese dinero: aulas, equipo a disposición del alumno, seminarios y conferencias adicionales, bibliotecas, disponibilidad del centro, etc, etc.

Derechos sobre la IP

Los juegos (o las prácticas) que se hagan durante el curso: ¿de quién son? ¿Las puede usar un alumno posteriormente, con libertad? ¿Las puede publicar? Esto es algo de lo que hay que enterarse.

Idealmente, claro está, el alumno debería poder utilizar a su gusto cualquier material que él produzca durante (dentro de) el curso pero, eso sí, dejando claro bajo qué condiciones se ha realizado el trabajo.

Orientación a la creación de videojuegos

Obligación del alumno interesado, pedir el temario de las asignaturas. Ver qué es lo que se va dar en el curso. Y huir de todo lo que suene a refrito.

¿La carrera (máster/curso/…) es realmente una carrera creada para hacer videojuegos? ¿O es una carrera a la que le han puesto por ahí la palabra “videojuego” simplemente para llamar a los estudiantes?

Yo pensaba que esto era autóctono de España, pero se ve que en todas partes cuecen habas. Hace no demasiado leía otro artículo que venía a decir algo parecido en el Reino Unido: la educación en videojuegos es un negocio rentable, porque  hay mucho estudiante ansioso por cursar este tipo de estudios; el resultado: que en UK hay más estudios en videojuegos que estudios de desarrollo. Y realmente certificados, muy pocos. Se crean los cursos simplemente para rellenar un hueco en el mercado de la formación y generar beneficios; no se crean con intención de formar verdaderamente a profesionales con una salida clara al mercado laboral.

Toda asignatura que no esté claramente orientada a hacer juegos es sospechosa: las palabras interactiva y multimedia son las que creo que se llevan más puntos. Modelado en 3D o programación “dura” son las siguientes.

Si veis un temario formado en su mayor parte por asignaturas “poco claras” yo, personalmente, saldría por patas. ¿Por qué? Porque el dinero que vas a pagar para que te formen lo vas a gastar, en una buena fracción, en aprender cosas no esenciales para el desarrollo de videojuegos. Cada minuto de ese curso debería estar orientado al futuro desarrollador; y un desarrollador no hace páginas web, programa bases de datos, modela complejas escenas en 3D, domina el diseño 2D o es un especialista en narrativa interactiva.

Un desarrollador es alguien que te hace un juego en una semana. Desde el diseño hasta el arte (si no lo hace él, al menos sabe donde encontrarlo gratis) y la programación.

Es simplemente optimizar tu dinero. Y que la mayor parte del dinero vaya a esto. A aprender a hacer (==hacer)  juegos.

Acreditación

Ya que estás pagando una pasta, que el papelito que te den al final realmente tenga reconocimiento. Dentro y fuera de España. Que no vayas a intentar más adelante ir a trabajar a otro lugar y te des cuenta que tus estudios “no existen” fuera.

O que estés harto del sector, quieras dedicarte a otra cosa y no tengas manera oficial de demostrar que realmente estás formado para ella.

Calidad de la enseñanza

¿El profesorado está dando clases de videojuegos porque le gusta? ¿O porque quiere un sobresueldo? ¿O porque lo que quiere es rellenar su CV? ¿O es que simplemente “es su trabajo” y dan lo mismo una asignatura que otra?

Los autores americanos dan un criterio curioso que, ciertamente, nunca había pensado:  buscar profesores que interaccionen con los alumnos y que se preocupen por ellos de modo individual. Porque el docente con lo que disfruta de verdad es con eso, con la relación con el alumno.

Vigilad con cuidado los cursos online. De verdad pueden estar bien orientados y pensados y tener sentido o simplemente pueden estar ahí para captar al mayor número posible de alumnos, o para ahorrar costes,  sin preocuparse de la calidad de la enseñanza que van a recibir.

Experiencia del profesorado haciendo juegos

Otra cosa muy importante si de verdad se quiere aprender a hacer juegos es que el que te enseñe sepa hacerlos. Y eso sólo se demuestra con su experiencia previa como desarrollador.

Un profesor “tradicional” de C++ o de 3D jamás te va a enseñar igual que un profesional del sector en su campo. Esto no quiere decir que los profesores “tradicionales” no te vayan a enseñar nada. Es más. Un profesor tradicional puede ser un docente excelente con unos métodos de enseñanza muy depurados. Puede tener orientación externa para dar su asignatura, puede reunir y valorar material de calidad para sus clases…

Pero lo que no puede ser es que nadie en el profesorado tenga experiencia real. Que haya un grupo de “no desarrolladores” formando “desarrolladores”. No tiene el más mínimo sentido.

Sólo el que de verdad trabaja (o ha trabajado muchos años) en el sector va a ser capaz de separar el trigo de la paja y de dar a los alumnos la información que de verdad les va a ser útil el día de mañana.

Es también una cuestión de optimizar el dinero que has pagado por las clases. Cuanta menos información “genérica” te den, mejor.

Y hago otro apunte. El desarrollo de juegos, como tantos otros campos, evoluciona con rapidez. Hay conceptos que siempre van a estar ahí; pero hay otros que nacen y otros que quedan obsoletos. Y el estudiante tiene que ser puntero; tiene que estar formado para el mercado que se va a encontrar: para ello es imprescindible que el profesorado conozca de primera mano ese mercado.

Coged al profesorado por banda y mirad qué juegos han hecho y cuándo.

Bolsa de trabajo

Los alumnos que terminaron antes que tú, ¿están trabajando? ¿Dónde? ¿Con qué puesto? ¿Qué porcentaje de estos alumnos lo están haciendo? Y los que no, ¿qué hacen?

Son preguntas muy buenas para hacer a los responsables de los cursos.  Y con cifras claras (que las tendrán). Si no las dan, no es buena señal.

Escuelas que muestren que durante varios años han colocado alumnos “en el sector” son las más interesantes. También hay que mirar aquellas que puedan garantizan prácticas o acuerdos con estudios de desarrollo.

Comunidad

¿Qué hacen los alumnos de la escuela? ¿Hacen proyectos por su cuenta? ¿Quedan para jugar o participar en concursos? ¿Hay estudios que visiten o compartan actividades con el centro? ¿Organiza el centro actividades paralelas relacionadas con los videojuegos? ¿Hay un blog, una comunidad online de alumnos? ¿Tienen relación los alumnos de diferentes estudios entre sí? ¿Y los de diferentes centros?

Al final, para motivarse, para progresar, no hay nada mejor que una comunidad de personas que comparta los mismos objetivos que los de uno mismo. No sólo eso; el día de mañana muchos de los profesionales del sector serán tus compañeros de estudio. Y cuantos más conozcas mejor.

Escuelas que tengan “vida más allá” de las clases son las que hay que buscar.

Calidad de los proyectos

Y por último, no hay nada mejor que echarle un ojo a los juegos que hicieron los alumnos los años previos. ¿Has oído hablar de  ellos antes? ¿Los puedes jugar online, desde casa?

Pero es importante mirar el conjunto de los proyectos realizados y no el trabajo de los estudiantes que más hayan destacado. El alumno debe entender que, lo más probable, es que sus proyectos sean de esa calidad media. Ese es el CV que va a poder mostrar cuando vaya más adelante a buscar trabajo. ¿Es un CV decente?

Idealmente, una buena escuela debería mostrar un proyecto con calidad profesional por cada uno de los alumnos que haya finalizado los estudios.

Conclusión

Repasando de nuevo el artículo en inglés, he expresado alguna de mis opiniones acerca de los estudios que se pueden cursar en España.

La verdad es que, al final, no he tenido la necesidad de mencionar ninguna escuela, universidad, programa o máster “real”. Las indicaciones que dejo creo que están lo bastante claras (y son lo suficientemente objetivas) para cualquier estudiante que se plantee dar el paso y formarse en este sector.

En otra ocasión (o si alguien lo desea) puedo dar valoraciones más personales sobre el estado de esta formación en España. Que el que tenga ojos, que lea.

Tags: , , , , , , , , , , ,

  1. pacmanguai’s avatar

    Realmente interesante, como siempre.

  2. cabocobo’s avatar

    Si señor, muy bueno y bastante clarito, que luego la gente se hace muchas pajas mentales.

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>