La gamificación como superpoder del marketing

Gamification World Congress

Así se ha llamado la mesa redonda a la que he tuve el privilegio de ser invitado, y que tuvo lugar en el Gamification World Congress de Valencia el pasado día 20.

Compartí mesa con Arturo Castelló, Dani Calabuig y Arturo Parcuellos, además de con Sergio Jiménez que actuó como moderador.

Antes de entrar en detalles sobre la mesa en cuestión, tengo que decir que me quedé muy sorprendido de ver la cantidad de profesionales españoles interesados en la gamificación y en sus aplicaciones.

En mi caso, continuaba pensando que el concepto era otra de esas cosas a las que se les presta atención fuera de España y de las que aquí dentro sólo habíamos oído hablar cuatro gatos.

Y no es por prepotencia ni nada por estilo, sino porque creo que no he visto aparecer la palabra ni el concepto en ningún medio español (al menos no en los medios que habitualmente sigo).

En cualquier caso, fue una alegría ver en primera persona el interés que despierta el tema y participar en un evento que, tengo que decir, estuvo brillantemente organizado.

No voy a entrar a describir las ponencias a las que asistí (todas las de la ronda de la mañana), porque seguro que me extendería demasiado, pero sí voy a entrar en las sensaciones globales que tuve, y en mi participación dentro del mismo.

Aunque las propuestas que vi me parecieron, en general, interesantes (algunas más que otras) tengo que decir que me quedé con muchas ganas de “ver algo que no hubiera visto ya”.

Lo que me encontré (insisto, hablo en general y más en concreto de las ponencias de la mañana) fueron muchas clasificaciones y logros integrados en aplicaciones web basados en la interacción natural estándar de un usuario con una aplicación.

Me hubiera gustado mucho encontrarme que alguien había conseguido alterar (en positivo) el comportamiento de sus usuarios o clientes, de una manera significativa, verificable y, sobre todo, sostenida; algo que no se pueda justificar, simplemente, por la novedad de integrar una capa de “juego” sobre algo ya conocido.

Es decir, que veo que el concepto de gamificación sigue sin “eclosionar”, sin llegar tan lejos como muchas veces se pregona. Y no creo que sea por falta de potencial, sino más bien por falta de rodaje, de tiempo.

Tengo que añadir, además, que con estos comentarios no quiero quiero restarle el más mínimo valor a las propuestas y proyectos que vi (que además muchos tienen el mérito de haber sido muy bien ejecutados); pero yo, evidentemente, por pedir, que no quede.

Lo que sin embargo sí que me pareció muy, muy destacable (y sorprendente) es la casi nula presencia de desarrolladores de videojuegos “puros” en el congreso. En su lugar, la mayor parte de los asistentes parecían más relacionados con el marketing o el desarrollo de aplicaciones comerciales para empresas.

Cuando me llegó la hora de hablar en la mesa, precisamente me preguntaron acerca de esta cuestión.

Y es que para pegarnos tirones de orejas todos. A los diseñadores de juegos por no estar pendientes de este mercado y lanzarnos a meterle mano, y las empresas por no conocer que existen los diseñadores de juegos y que no tienen que aprender a diseñar juegos desde cero para gamificar un proceso.

Pero claro, si ya es difícil convencer a los programadores de videojuegos de que necesitan diseñadores, o a un productor explicarle la importancia del proceso de diseño, a alguien que ni siquiera viene del mundillo ya ni te digo. Me sigue sorprendiendo, maravillando, la cantidad de profesionales de las “nuevas tecnologías” y afines, que siguen ignorando la existencia de los profesionales del diseño de juegos y videojuegos. ¿Será que nos publicitamos lo suficiente? Algún día cambiará la percepción en España de que los videojuegos (y juegos) son “cosa de críos”.

En resumen. ¡Señores que quieren gamificar procesos, hablen con los profesionales de la gamificación! A día de hoy: los diseñadores de juegos.

Gamificar no es meter juegos con calzador. Gamificar es utilizar las herramientas que habitualmente usan los juegos en algo que no es un juego: es dar un feedback claro al usuario por lo que hace, es presentarle retos acordes a su capacidad, incrementar poco a poco la complejidad de los procesos y las herramientas disponibles, entender qué es lo que le motiva… es mucho más que llenarlo todo de minijuegos y de medallitas.

Y para eso, es necesario que el desarrollador entienda lo que es un juego, jugar, un jugador. Y eso, como cualquier cosa en esta vida, requiere un tiempo, para aprehender y madurar los conceptos.

Hay mucho que hacer, investigar y explorar en este campo, y cuanto menos tiempo se pierda en reinventar la rueda, cuanto antes colaboren profesionales de diferentes áreas (la enseñanza, el marketing, las ventas, la gestión de personas, la sanidad, el desarrollo de aplicaciones informáticas, las redes sociales) con los profesionales de los juegos y videojuegos, antes descubriremos hasta dónde podemos llegar en este campo.

 

 

Tags: , , , , ,

  1. Jose A. Giacomelli’s avatar

    Muy, muy interesante! Deberemos tener un ojo puesto en esta tendencia. Espero todo bien!

  2. Kuranes’s avatar

    Muchas gracias. Hay que estar al loro, que son oportunidades que ya están ahí y pasan de largo si no nos espabilamos. Un abrazo.

Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>